605 268 932 | 965 566 829

info@toallas-personalizadas.es

Calle Villena, 7 Bajos
Banyeres de Mariola
03450 Alicante

Menú

Consecuencias del uso compartido de toallas

Fecha de publicación: febrero 12, 2016

Consecuencias del uso compartido de toallas

En Toallas Personalizadas, sabemos lo importante que es para ti conocer todos los secretos que encierra el uso de toallas; por ello queremos comentarte acerca de las consecuencias del uso compartido de toallas, un acto que si bien puede verse y resultar inofensivo, también puede conllevar a complicaciones un poco más severas.

Nuestro cuerpo, nuestro templo

La piel que recubre nuestro cuerpo es la encargada de protegernos de todos esos agentes externos que pueden alterar cualquiera de los sistemas que conforman el organismo. Cada ser humano, posee sobre su piel, una película de gérmenes que son inherentes a estos; es decir, en cada poro de nuestro sistema dérmico conviven millones de agentes a los que no se les permite el paso dentro de nuestro cuerpo gracias a esa barrera.

Por ser seres individuales, debemos tener claro que el compartir de “nuestros gérmenes” no es lo más adecuado, ya que cada quien posee un sistema inmunológico distinto, y por ende, es más resistente a unas cosas que tal vez los demás no son. Si usualmente, a través de algunos objetos hacemos efectivo el intercambio de estos gérmenes, es contraproducente ya que estamos alterando nuestro sistema inmunológico con la inclusión de otros agentes provenientes de otro cuerpo, que no se sabe de donde fueron adquiridos

Por esto es que tantos médicos y especialistas recomiendan evitar el uso de objetos personales como rasuradoras, toallas, duchas vaginales, enemas, y hasta jabones de tocador. No se trata de paranoia o que los profesionales estén exagerando, no, es un problema certero al que si no se le hace caso, puede provocar consecuencias desagradables en las personas.

Las toallas como portadoras de enfermedades

Al ser un objeto de uso personal que está en contacto con la superficie dérmica y otras partes un poco mas íntimas como la región genital, las toallas de baño, cuando son usadas para secar el cuerpo -como es obvio- todo lo absorben; desde el agua, hasta bacterias que producen infecciones en el área genital

Insectos como piojos, liendres y otros parásitos, fácilmente pueden ser contagiados por medio del uso compartido de toallas; además, enfermedades cutáneas, principalmente el acné, es de fácil contagio si una persona sana tiene contacto en su rostro con una toalla infectada.

La tiña, es una de las infecciones causada por hongos, más fáciles de transmitir. Personas con falta de higiene, problemas de sudoración, o problemas dérmicos, suelen presentar esta enfermedad que es altamente contagiosa. Si nos secamos con una toalla de alguien que presente Tiña, la transmisión es muy probable.

Los piojos y liendres también son insectos parásitos que se pueden alojar por un período determinado de tiempo en zonas como sábanas y toallas, y de ahí pueden buscar hogar en otro individuo que tenga contacto con esos objetos.

De hecho, cuando una persona va al dermatólogo presentando afecciones de la piel, lo primero que manda a hacer es verificar la higiene de los objetos de uso personal, dentro de ellos, las toallas, que aparte e estar en contacto con zonas del cuerpo que no deben tener contacto con otras, también son el hogar perfecto para la permanencia de hongos, bacterias y gérmenes, gracias a la humedad que recibe en cada uso.

¿Qué debemos hacer?

En primer lugar, entender que las toallas son de uso personal; si se toma una toalla prestada de algún desconocido, o tal vez amigo, se corre el riesgo de contraer cualquier enfermedad que este pueda presentar. Hay que tener claro, que muchas enfermedades no son notorias sino hasta después de cierto tiempo, y si durante ese tiempo estuviste en contacto con los objetos personales de ese individuo, es muy probable que resultes contagiado.

Evitar el uso de toallas en gimnasios, hoteles o piscinas, donde la falta de higiene sea muy notoria. Si la toalla que vas a usar está manchada o tiene mal olor, opta por pedir otra, o simplemente, si no puedes, secarte con alguna otra prenda de ropa

En el caso de los hogares, donde en los baños existen toalleros, se debe tener en cuenta que estas toallas deben ser lavadas diariamente. Lo recomendable en todos los casos son toallas de papel desechables, pero en casos donde se opte por la primera opción, el secado de la cara debe ser evitado con estas toallas de uso colectivo.

Se permite el uso compartido de toallas entre integrantes de un mismo núcleo familiar, siempre y cuando, estas sean lavadas previamente; nunca, bajo ninguna circunstancia, usar toallas recién usadas y sin lavar de otra persona será lo más adecuado.

El agua caliente, lejía o cloro y desinfectante, deben ser sus mejores aliados al momento de lavar sus toallas de baño. También es muy importante que luego de cada uso, sean secadas de forma natural, al sol si es posible, y usada un par de veces más, antes de depositarlas en el cesto de la ropa sucia.

Por ninguna razón, los niños, deben ser secados con toallas previamente usadas por adultos; los índices de contagio de infecciones haciendo esto, son muy elevados, y por ende, podrían contribuir en la desestabilización del niño.

Finalmente, se debe entender y tener consciencia, de las consecuencias del uso compartido de toallas. Las personas somos muy vulnerables en ocasiones, y un pequeño descuido podría ser causante de la aparición de patologías que nos afectes y que pudieron poderse evitado con el uso adecuado de un objeto tan personal como lo es la toalla de baño. No dudes en comentarnos si se te ocurre alguna otra idea, y si te gustó el post, compártelo en tus redes sociales.

© 2018 Desarrollado por DOOVER NETWORK