Fabricamos toallas personalizadas para empresas y eventos de toda Europa.

¿Cómo crear un spa casero? #infografía

En Toallas Personalizadas queremos animarte a crear un spa casero en tu baño o en otra zona despejada de tu hogar. Este es un espacio para relajarse y dejar atrás el estrés de la rutina diaria. No solo es bueno para la salud física sino también para la psicológica y emocional. Consiéntete por un día y arma tu propio lugar de relajación con un gasto mínimo.

¿Por qué armar un spa en tu casa?

La salud física y psicológica están unidas por un fino hilo. Por eso al hablar de bienestar se tocan en conjunto. En la actualidad el estrés por el trabajo y la economía está considerado como un problema de salud en Europa, según un sondeo sobre seguridad y salud en el ámbito laboral. Esto ocasiona que las personas lleguen a casa irritadas, molestas y sin ánimos. Tener un día de spa cada mes es capaz de aliviar la carga de estrés al relajar los músculos, despejar la mente e incluso aliviar los dolores. Pero los costos pueden hacerte retroceder si estás en modalidad ahorrativa, en promedio una sesión de masaje y tratamiento facial pueden superar con facilidad los 60 euros. Esto en una visita básica, si se incluyen otros servicios la cuenta sube. Una buena opción para quienes no pueden hacer este gasto es crear su propio spa en casa. No es una tarea complicada, solo necesitas habilitar un espacio despejado, bien iluminado y apartar tu cita, es decir, disponer de un día tranquilo para realizar los tratamientos. Puedes instalarlo cuando quieres e incluso realizar una reunión con una amiga y utilizar la serigrafía para personalizar toallas, albornoces y otros elementos.

¿Cómo crear un spa casero paso a paso?

Hay una serie de pasos que te guiarán sobre cómo armar tu primer spa sin complicaciones y qué elementos necesitas para comenzar. Son sencillos de seguir y no tendrás que invertir gran cantidad de dinero para habilitar este espacio.

Paso 1: Reunir los elementos necesarios para un spa

Los spas se caracterizan por sus tratamientos relajantes, masajes. Así como un ambiente cómodo y ligero. Para recrear esto necesitarás hacer una lista de los elementos que tienes en tu casa y aquellos que debes comprar, por ejemplo las esencias, exfoliantes o cremas. Con poco presupuesto puedes adquirir todo lo que necesitas. Es importante ir con claridad sobre lo que buscas y el tipo de tratamiento a realizar sea limpieza facial, capilar, relajación muscular y demás. Hay 5 elementos básicos que necesitas para armar tu spa en casa y aquí te los mostramos:
  • Toallas calientes: Son indispensables en los spa para los tratamiento de la piel. Por lo regular están hechas de materiales ultra suaves e hipoalergénicos como el algodón y el bambú. Deben tener una temperatura cálida para beneficiar a la relajación muscular. Hay diferentes formas de lograr que se calienten, una casera es colocarlas un momento en el microondas. Estas prendas se requieren para el 80% de los procedimientos en centros de salud.
  • Velas, inciensos y aromatizantes: Para sentirte en un ambiente único es fundamental recrear un escenario con velas, inciensos o productos aromatizantes. Busca esencias naturales como de flores, vainilla, rosa, lavanda, menta o eucalipto.
  • Cremas, exfoliantes y aceites esenciales: Estos productos son cruciales para hacer los tratamientos faciales, capilares, musculares y limpiadores. Los puedes crear tu mismo a partir de elementos naturales como yogur, café, leche, frutas u hojas de té. También se adquieren en tiendas naturistas o de cuidado personal.
  • Música: Este elemento queda a tu criterio ya que muchas personas no comparten el gusto por colocar sonidos para ambientar.
  • Kit de manicura: Si te encanta cuidar tus pies y manos de seguro tendrás tu kit listo en casa con pinturas de uña, lijas, cortadores y cremas.

Paso 2: Encontrar el lugar y crear el ambiente

Ahora es momento de buscar aquellos espacios para armar tu spa, los más populares son el baño, el salón o alguna habitación con poco uso. Avisa a los habitantes de la casa de tu plan para que sepan lo que sucede e intenten interrumpir lo menos posible. Busca un sitio que no genere incomodidad para los que viven contigo. Evalúa los puntos fuertes del lugar y los sitios en dónde puedas instalar una pequeña camilla, alguna silla y mesa para colocar los elementos que usarás en el tratamiento. La iluminación y la temperatura del lugar también son importantes. Verifica que el lugar este fresco e iluminado ¡no estás en un sauna! Limpia a profundidad todo el espacio utilizando productos naturales y jabones neutros para desinfectar y evitar cualquier suciedad en el ambiente. Luego aromatiza con las velas e inciensos.

Paso 3: Definir los tratamientos a aplicar

Investiga en internet los tratamientos utilizados en los spa y estudia aquellos que te conviene usar según tus necesidades y dolencias. En primer lugar es fundamental que antes de aplicar alguno te realices una exfoliación corporal y capilar. Puedes hacer tu propia solución exfoliante con un poco de café o azúcar, miel, yogur o alguna crema natural. Si vas a hacerte una limpieza facial conviene agregar aceite de almendras, una sustancia con fuerza limpiadora profunda. Algunos tratamientos comunes en los spa son la limpieza facial, masajes relajantes con toallas calientes y mascarillas capilares. También se aplican la pedicure y manicure, estiramientos, meditación, yoga y tai-chi. Estas últimas actividades son interesantes para relajar los músculos y aliviar dolencias.

Paso 4: Elige los aceites esenciales ideales para tu tratamiento

La combinación de toallas calientes y aceites esenciales es poderosa para lograr cualquier tipo de tratamiento. Es importante que conozcas cómo utilizar cada aceite esencial y en qué casos aplicarlos. Algunos como aceite de árbol de té actúan como tónico, para los cuidados del cuero cabelludo y combate del asma. Otros como el de eucalipto y el aloe vera son perfectos para lograr un alivio en los dolores o tensiones musculares. La manera de aplicarlos es usándolos en cremas, mascarillas o ubicándolos en toallas o paños limpiadores para expandirlos por la piel. También se usan en algunos casos para la preparación de tés naturales, por ejemplo los cítricos y la canela. Estas son algunas mezclas que puedes incluir entre los tratamientos de tu spa: Fuente infografía

Paso 5: Aleja las distracciones

Aunque sea difícil controlar las ansias de revisar el móvil o responder llamadas y peticiones ¡tienes que hacerlo! Dile a tu núcleo familiar, hijos, pareja o compañeros de piso que te molesten lo menos posible por unas horas. Pon los aparatos electrónicos en modo silencioso o apágalos. Tienes que crear un ambiente relajado y no pensar en nada más que tu bienestar. Colócate tu albornoz y olvídate por un momento del mundo exterior.

¿Cómo calentar las toallas y aplicar los tratamientos?

Como ya te mencionamos los mejores materiales de toallas para realizar los tratamientos de spa son el algodón y el bambú. Esto debido a su frescura, suavidad, absorción y resistencia a las altas temperaturas. Esa cualidad es necesaria para el procedimiento de calentar la prenda de baño para efectos terapéuticos. Las toallas calientes son indispensables para la relajación muscular y como mecanismo para abrir y limpiar los poros. Son utilizadas tanto en spas como en peluquerías y barberías. Lo ideal es tener una de tamaño mediano y otra más larga para envolver parte del cuerpo en otro tipo de tratamiento con un grosor adecuado. Una opción recomendada son las toallas excellent por su calidad. Hay 3 formas de calentar las toallas de forma sencilla y sin gastar ni un euro:
  1. Con agua caliente: Abre el grifo y deja que el agua corra y se caliente. Luego moja la toalla para que capte esa calidez y deja que l calor se expanda de forma uniforme.
  2. Con el microondas: Coloca la toalla dentro de un recipiente de vidrio en este electrodoméstico con un poco de agua. Déjala allí por unos 25 segundos y sácala para evitar el deterioro del material o algún accidente. Humedécela un poco y listo.
  3. Sumergir en un recipiente: Si no tienes agua caliente en tu ducha o lavabo calienta un poco en la cocina y luego introduce la toalla por unos minutos.
Utiliza en tus toallas calientes algún aceite esencial para relajar el cuerpo, aromatizar o aplicar directamente los tratamientos. Prepara un par y manténlas cerca de una fuente de calor para que no se enfríen durante tu sesión. Sí es posible crear un spa casero, intenta armar el tuyo y cuéntanos tu experiencia en los comentarios. No olvides visitar nuestra tienda online y revisar todas las opciones en toallas para spa y hostelería. Fuente infografía

También te puede interesar

TIPOS DE TOALLA

Cuando hablamos de toallas y no somos expertos toalleros nos parece como si solo hubiera un tipo de toalla y nada más lejos de la

Leer más

Pide presupuesto

¿Cómo crear un spa casero? #infografía

Estas 3 preguntas nos ayudarán para poder asesorarte y ofrecerte las mejores opciones:

DISEÑO WEB ‣

ARQU · estudio gráfico y web