605 268 932 | 965 566 829

info@toallas-personalizadas.es

Calle Villena, 7 Bajos
Banyeres de Mariola<br>03450 Alicante

Menú

Errores que pueden arruinar tus toallas

Fecha de publicación: febrero 8, 2018

Errores que pueden arruinar tus toallas

Lavar la ropa no es tan sencillo como parece, esta acción tiene ciertos parámetros que hay que cumplir. Toallas personalizadas te da algunos consejos para que lleves a cabo esta tarea de la mejor forma. De esta manera evitarás los errores que pueden arruinar tus toallas. Sigue leyendo y toma nota.

¿Cuáles son los tipos de toallas?

En primer lugar queremos hablarte sobre los distintos tipos de toallas. Podemos mencionar para comenzar las toallas Terry, son las convencionales, con telas fibrosas, preferiblemente algodón. Se rizan para lograr mejor absorción y suavidad.
Las velour son agradables al tacto, pero menos absorbentes, se usan para los bebés por su suavidad. Mientras que, las jaquard dibujan patrones de diferentes colores en el tejido. Las estampadas usan colores sólidos en diseños impresos, por un lado.
El tamaño generalmente es estándar, pero aparecen variaciones de acuerdo con la necesidad que va a cubrir. Está la facial que mide 30×50 centímetros, para el secado de rostro y manos. La pullman o de manos mide 40×70 cm, también se usa en el gimnasio porque no es grande, ni tan pequeña.
Las de baño medianas son excelentes para secarse después de la ducha o enrollar el cabello para secarlo, miden 70×140 cm.
Las de baño que son las ideales para después del baño, las de 90×150 cm son las más grandes de la gama, arropa todo el cuerpo.
Las toallas de microfibra son absorbentes, tienen propiedades antihongos y antibaterias. Pueden cubrir tus necesidades en el gimnasio por su alta absorción.

Elige el tejido de acuerdo con el uso

Al comprar una toalla lo primero en lo que debes fijarte es el tejido, porque dependiendo de su función podrás escoger el adecuado. Si es para el hogar es mejor las de 100 % algodón, son estéticas y suaves. Las piezas que son de microfibra son de secado rápido ideal para la playa y el gimnasio.
La mejor es la de algodón egipcio porque tiene la fibra más larga, da mayor calidad de absorción y resistencia. Pero si no tienes recursos para costearlas elige las que sean de tejido firme. Mientras tenga mayor densidad mejor será la absorción y calidad, la manera de comprobarlo es que sea pesada.

Errores que pueden arruinar tus toallas

La durabilidad de la toalla depende del cuidado que le des, es por ello que es importante escoger bien el sitio en la que la almacenarás. Este deber ser un lugar seco, al momento de guardarlas dóblalas de la misma forma para que no se desordenen.
Un error garrafal es dejar la toalla mojada sobre la cama, esto provocará la aparición de hongos y bacterias en el tejido.  Ante el riesgo de infección es preferible que tengas una toalla pequeña para manos y cara.

1. Mezclar con el resto de la ropa:

Este tipo de tejido no debe unirse con los demás, debido a que la ropa saldrá con pelusa por todas partes. Hay que colocarlas en una carga aparte.
Tampoco debes mezclarlas con las sábanas, aunque sea lencería. La fricción que producen las toallas afectará y reducirá la vida útil de la ropa de cama. Aparte de esto se corre el riesgo de que presenten manchas.

2. Uso de suavizante:

Muchas personas tienden a agregar suavizante a todas las cargas de ropa. Pero en el caso de las toallas es contraproducente, ya que pierden la capacidad de absorción. Los blanqueadores igualmente las dañan.

3. Colgar en ganchos:

Cuando cuelgas la toalla en un gancho, corres el riesgo de que no se seque adecuadamente y salgan hongos además de bacterias. Tampoco las dobles si tienen humedad y procura no echarla en la cesta de ropa sucia en este estado.

4. Utilizar la secadora:

Al someterlas al calor de la secadora se le dañan las fibras, lo mejor es que se sequen en el tendedero o a la sombra. Pero si no puedes evitarlo escoge el ciclo adecuado para este tejido para que se encoja más de la cuenta o se quemen los hilos.

5. No lavar frecuentemente:

Esta prenda se ensucia rápidamente, por lo tanto hay que lavarla al menos una vez a la semana. Los microbios que están en el baño van a parar a la toalla con la que nos secamos, además de células muertas y gérmenes. Por esta razón es obligatorio lavarla con frecuencia y disminuir el riesgo de enfermedades.
También se previene el mal olor. Otro punto importante es rotar la toalla, si usas la misma se desgastará rápidamente. Se recomienda lavar las toallas de mano cada dos o tres días, porque recogen mayor suciedad al ser usadas por toda la familia. Si es la toalla para el gimnasio será después de cada uso.
trucos-lavar-toallas

6-Usar plancha de vapor:

No es buena esta opción debido a que el vapor humedece y al guardarlas con el tiempo tendrán mal olor. Estas piezas nunca necesitan plancharse.

Cómo evitar los errores al lavar las toallas

Para lavar toallas en lavadora sigue estos consejos:

  • Es preciso separarlas de las otras prendas, salvas al resto de las moletas pelusas.
  • Clasifícalas por color, evitarás la absorción de los pigmentos. Si son de color blanco utiliza agua caliente y si son de otros tonos agua fría.
  • Usa la mitad del detergente que normalmente viertes por carga.
  • El exceso de jabón les resta capacidad de absorción y las hace menos esponjosas.
  • En la transición del lavado al secado sacúdelas un poco para que las fibras se expandan y recuperen la flexibilidad.
  • Al terminar limpia el filtro de la lavadora para eliminar las pelusas.

Si optas por el lavado a mano contribuyendo al ahorro de energía y evitar el desgaste de la lavadora remoja las toallas. Colócalas en una bañera por 40 minutos, agrega poco detergente.
Cumplido este tiempo remuévelas y luego exprímelas varias veces. Luego mételas en agua fría por cinco minutos, exprímelas y tiéndelas en un lugar ventilado o al sol.
En caso de que uses secadora elige la función para el material de la toalla, las que son de algodón se deben secar a altas temperaturas.

Lavar toallas nuevas

Antes de usar una toalla nueva hay que lavarla, pero se debe hacer separado del resto debido a que pueden soltar hilos y pelusa. También podrían desprender color y puede manchar a las demás pieza. A medida que se lave se fijará el color.
Otra de las razones para lavarlas antes de usar es que los fabricantes le añaden un suavizante especial. Lo que hace que absorban menos. Si tienen bordados u otro elemento decorativo es mejor recurrir al agua fría para conservarlos. También es oportuno leer la etiqueta, puede contener instrucciones de lavado especiales.
Aconsejan también dejarlas en remojo en agua fría que contenga un puñado de sal y media taza de vinagre blanco. Luego procede al lavado normal sin suavizantes, esto debe ser repetir en las siguientes dos lavadas.
Por otra parte, conservar las toallas como nuevas tiene sus trucos. A pesar de que no es recomendable aplicar suavizante, se puede poner un poco cada dos o tres lavados para obtener un poco de suavidad.

Opciones distintas al detergente

Es importante además saber cómo lavar toallas con vinagre y bicarbonato. Lo ideal es añadir las dos sustancias en el cajetín de la lavadora, de esta manera no dañarás el tejido. Con media taza de vinagre blanco al enjuagar quitarás el mal olor y disminuirás la decoloración.
La combinación de estos da como resultado un fuerte detergente que quita la suciedad, manchas y proporciona suavidad. Se logra mezclando 250 mililitros de vinagre, 50 gramos de bicarbonato y agua caliente. Lo mejor es que son económicos. Otra función del vinagre es la de eliminar los residuos de jabón que están en las fibras y las pelusas.
Por otra parte, es perfecto para el cuidado de las toallas blancas, ya que ayuda a quitar las manchas amarillentas causadas por la mugre y el sudor. Al colocarlas en la secadora en lugar de usar una pelota de tenis para eliminar la estática, utiliza un paño mojado con vinagre.
Limón y un vaso de amoníaco perfumado es otra alternativa para tener toallas desinfectadas y esponjosas. Evita el cloro. Todos estos consejos también aplican a los albornoces hechos con tela de paño.

Alternar el secado en el tendedero y en la secadora prolonga la vida de estas prendas

Blanqueamiento de las toallas

Aparte del vinagre hay otras sustancias que pueden blanquear de forma efectiva las toallas cuidándolas al máximo. El silicato sódico es una de estas, solo agrega dos cucharadas a dos litros de agua y 20 ml de jabón. Al hervir el agua e introduce las piezas por 20 minutos, enjuágalas con agua tibia y ponlas a secar al sol.
El aceite de girasol puede ser otro aliado en esta tarea, combínalo con detergente y blanqueador. Hierve agua y vierte los tres ingredientes para luego meter las toallas por dos horas, al cumplirse el tiempo enjuaga y tiéndelas. La unión de vinagre y amoníaco logra blanquear, en una carga echa media taza de vinagre y 10 ml de amoníaco y por el ciclo completo de la lavadora.
Lavar cualquier prenda debe cumplir con ciertos requisitos para conservarla en buen estado. Al conocer los errores que pueden arruinar tus toallas te evitarás muchas molestias y extenderás la vida de tus paños.

© 2018 Desarrollado por DOOVER NETWORK