605 268 932 | 965 566 829

info@toallas-personalizadas.es

Calle Villena, 7 Bajos
Banyeres de Mariola
03450 Alicante

Menú

Trucos para mantener los paños de cocina impecables

Fecha de publicación: julio 10, 2017

Trucos para mantener los paños de cocina impecables

Las bayetas están expuestas a una gran cantidad de bacterias que pueden afectar nuestra salud. Toallas-personalizadas.es te trae estos trucos para mantener los paños de cocina impecables. Aplica estos consejos de Toallas Personalizadas para disminuir los riesgos y asegurarte que siempre huelan bien.

Una opción ecológica

La cocina no es solo uno de los lugares donde pasas más tiempo en la casa, sino también en el que debes estar más atento a la higiene. Manipular la comida, secar los platos, limpiar algún derrame y más, todo esto en un solo espacio. ¿Y quién está allí siempre para ayudarte en estas tareas? Tu bayeta, también conocida como trapo, paño o toalla de cocina.
Los paños de cocina resultan tan prácticos como ecológicos. Los utilizas en distintas actividades y luego solo necesitarás lavarlos para seguir usándolos. Lo contrario sucede con otras alternativas como las toallas de papel, las cuales tienes que desechar tras un solo uso.
Además, para limpiar bayetas de cocina no necesitarás químicos que terminan haciendo daño al medio ambiente. Dirás que con las toallas de papel tampoco porque solo tienes que tirarlas a la basura, pero piensa en la cantidad de químicos que se emplean en para fabricarlas.
También son más económicas porque invertirás el dinero una sola vez en lugar de tener que comprar cada vez que se acaben. Con las toallas de papel tienes la ventaja de que son absorbentes y no tendrán mal olor ni manchas desagradables porque la desechas de inmediato.
La decisión de usar toallas de tela o papel es tuya. Pero si te decides por la primera opción, aquí te dejamos algunos consejos para lavar los trapos de cocina y manejarlos de manera apropiada.

Trucos para mantener los paños de cocina impecables

Antes de aprender como lavarlos para eliminar bacterias y malos olores, hay que aprender cómo usar las bayetas. Quizás pienses que tienes muchos años utilizándolos pero, ¿lo haces bien? La contaminación cruzada y los olores desagradables son consecuencia del manejo inadecuado. Corrígelo aplicando las siguientes rutinas:

  • Ten una bayeta para cada uso. Esto significa una para manipular los alimentos, otra para secarte las manos, otra para los platos y una para limpiar los derrames.
  • Para los derrames utiliza un paño absorbente, como los de algodón. Para el resto de las actividades, las de microfibra como la toalla Spring te funcionarán muy bien.
  • Con el mismo trapo que manipulas alimentos cárnicos no manejes los vegetales. Incluso, evita tocar distintos tipos de carne.
  • Para evitar confusiones establece una clasificación por colores. De manera que haya un color para cada uso.
  • No tires los trapos húmedos en un rincón. Ponlos a secar y cuando tengas suficientes lávalos. Evita tenerlos muchos días sin lavar porque contribuye con la proliferación de bacterias.
  • Cuando los vayas a lavar, hazlo en una colada solo para ellos, no los mezcles con la ropa. Entiende las diferencias entre toallas de baño y cocina, ambas deben lavarse también por separado.
  • Las toallas tienen un tiempo de vida útil. Sustitúyelas cuando llegue el momento, porque no funcionarán igual que antes.
  • Un problema que todos enfrentan en algún momento es que el trapo “desaparece” en el momento menos indicado. Para tener todo en orden y tus trapos se mantengas en la barra donde los colgaste, pega unas tiras de velcro en las orillas y así se estarán en su lugar.

Ponlas en remojo después de utilizarlas

Las bayetas que usas para secarte las manos o los platos las puedes tener más de un día en la cocina, a menos que terminen empapadas. En cambio, las que tengan contacto con alimentos o líquidos distintos al agua debes sustituirlos de inmediato.
No las tires al cesto ni las dejes en una esquina, ponlas a remojar en agua suficiente para que el sucio no se pegue y el lavado sea más efectivo. Un par de horas de remojo es suficiente, si los dejas más tiempo la suciedad puede regresar a la tela.
Agrega unas gotas de amoniaco al agua para una limpieza más profunda. Si no tienes este producto, mezcla agua tibia con vinagre o un poco de lejía. Si necesitas quitar la grasa de los trapos de cocina añade unas gotas de limón.

Nota: mezclar distintos productos o químicos pueden provocar una reacción. Escoge solo uno de ellos cuando los vayas a utilizar.

Después de remojarlas, retira el exceso de agua y ponlas a secar hasta que llegue el momento de lavarlas.

No acumules trapos húmedos

La humedad crea el ambiente perfecto para la proliferación de bacterias, así que no acumules trapos húmedos. Tiende los paños para que sequen y luego lávalos, de esta manera evitarás la contaminación en tus bayetas.
Tampoco las coloques con las toallas de baño o con el resto de la ropa. Las bacterias que están en los trapos pasarán con rapidez al resto de las telas.
Cada dos o tres días -o cuando hayas acumulado suficientes- lava las toallas de cocina. No dejes pasar mucho tiempo. Hazlo en una colada separada de la ropa para evitar la transmisión de gérmenes.

¿Cómo quitar el mal olor a los trapos de cocina

Los consejos anteriores te ayudarán a evitar que los paños tengan mal olor. Sin embargo, en algún momento no lo podrás evitar. En esos casos, puedes aplicar alguna de las siguientes recomendaciones.
Uno de los trucos caseros más populares es hervir paños de cocina con un poco de detergente y lejía. Deja que hiervan por diez minutos y luego lávalos como acostumbras.
Si necesitas lavar trapos de cocina muy sucios, déjalos en remojo más tiempo para que salga la mayor cantidad de suciedad posible. Incluye un ciclo de lavado extra para dejar tus toallas de microfibra o algodón impecables.
Agregar vinagre o bicarbonato de sodio al lavado también te ayudará a eliminar el mal olor. Recuerda no mezclar ambos productos.

¿Cómo lavar los paños de cocina?


Hay distintas maneras de lavar los paños de cocina, escoge la que prefieras. Lavarlas a mano siempre es una opción, en este caso remójalas suficiente tiempo para que el trabajo sea más sencillo.
Otra alternativa obvia es en la lavadora. Utiliza el ciclo de agua caliente para que el lavado sea más efectivo y agrega un ciclo extra cuando sea necesario. Al terminar no dejes las bayetas mucho tiempo dentro de la máquina, sácalas y mételas en la secadora o cuélgalas al sol para que sequen.
Una opción menos conocida es la del lavavajillas. La temperatura que utiliza para lavar tus utensilios de cocina también servirá para eliminar bacterias y gérmenes de las toallas. Sin embargo debes tomar algunas precauciones como colocarlas en el cesto superior. Así evitarás que tengan contacto con las aspas.

  • Consejo: Evita usar suavizantes en las toallas de cocina. Este producto deja una capa en la tela que, si bien la deja más suave, resta absorción. Además los residuos del detergente pueden pasar a la comida.

Es recomendable secar las toallas de cocina al sol, ya que contribuirá a eliminar los malos olores.

Aprende a organizar las bayetas

Una vez que tus bayetas de cocina estén limpias llega el momento de organizarlas para que estén listas para su próximo uso. Almacénalos en lugar que tenga ventilación suficiente, recuerda esperar que se sequen bien antes de guardarlos. Puedes colocarlas en un contenedor plástico con agujeros.
Si tienes espacio suficiente, dispón de algún cajón en la cocina para tenerlos bien ordenados y al alcance.
Hay otras opciones más modernas para mantener las bayetas ordenadas, como las barras extraíbles. Estas pueden estar a la vista u ocultas dentro de algún estante. Allí podrás colgar los paños limpios, no las confundas con las barras donde colocas las que tienes en uso. Evita en todo momento que tengan contacto entre sí.
En cuanto a los trapos que tengas en uso, coloca ganchos o barras para colgarlos y tenerlos a mano. No los coloques en el grifo ni los extiendas sobre el mesón porque no es higiénico y da una mala imagen.
Hay gavetas especiales para colgar las bayetas húmedas si no quieres tenerlas a la vista. En ellas puedes colocar las que utilizas para los platos. Mientras están allí se secarán y las podrás reutilizar cuando las necesites.
Aunque parezca difícil de creer, puedes aprovechar los paños para complementar la decoración de tu cocina, sin importar cuál sea su estilo. Tenlos siempre a tu alcance porque en cualquier momento deberás echar mano de los trapos para secar o limpiar algo.
Aplica estos consejos para que tus toallas de cocina estén siempre limpias y ordenadas. Contribuirá con la higiene general en tu casa y también dará muy buena imagen.
¿Conoces otros trucos para mantener los paños de cocina impecables? Nos gustaría saber cómo haces para que las toallas estén siempre limpias, te invitamos a que nos dejes un comentario. Comparte este post en tus redes sociales para que la información llegue a otras personas.

Fuente infografía

© 2018 Desarrollado por DOOVER NETWORK